Economic Outlook · Europe Refugee Crisis · Insight · Opinion

Yemen : el Callado Desastre

 

Instantánea de la Vida y la Muerte en Taiz, el Yemen rural

By IRIN  reporter  IONA CRAIG

En medio de una vasta extensión de monte bajo una población en rápido crecimiento de más de 120 familias se apiñan bajo los árboles resecos. Escapando de la última oleada de conflictos en la costa del Mar Rojo de Yemen, caminaron dos días para llegar a este campamento al suroeste de la ciudad de Taiz.

Sin embargo, a la llegada, las decenas de mujeres y niños no encontraron nada. Sin apoyo de los organismos de ayuda. Sin comida. Sin agua. Sin refugio. La ancianos hablan de comer los árboles para sobrevivir, mientras que los niños piden agua a los campesinos locales. Una madre acuna a su bebé claramente desnutrido en sus brazos.

El campo de Al Dashin es el resultado de dos años de guerra en Yemen. Ha crecido y cambiado, añadiendo a más de tres millones de personas ya desplazadas en el país, con las decenas de miles que huyen de nuevas operaciones militares que comenzaron en enero en el oeste de la provincia de  Taiz  entre las principales facciones beligerantes: los rebeldes Houthi del norte junto con las unidades del ejército leales al ex presidente, Ali Abdullah Saleh en un lado y las denominadas fuerzas de la resistencia, con el apoyo de la coalición liderada por Arabia Saudita en el otro.

0ad80410bc6bc789b0cf9a93e1eee8ba7bff0757

 

La crisis humanitaria de Yemen se está agravando, y las consecuencias de esta guerra se hacen sentir sobre todo en zonas rurales, donde la mayoría de la población vive, lejos de los centros urbanos donde los hospitales y centros médicos siguen funcionando. Aquí es donde las “muertes silenciosas”   de la guerra de Yemen están pasando, sin ser observado ni documentado.

Una crisis rural

Muchos adultos en al-Dashin pasan días sin comer, dando prioridad a sus hijos.

Hassan Ali al-Thomb y su esposa están luchando para mantener a su desnutrido bebé  Saeeda, vivo, junto con otros tres hijos. Saeeda de un año de edad  está enfermo. Su madre Fadilah, insuficientemente alimentada,  lucha para producir leche y alimentar a su bebé con regularidad. Sin suministro de alimentos o suplementos de leche para bebés, Fadilah está angustiada y agotada.

Dos adultos de edad avanzada, que se cree mayores de 80 años, y tres niños que sufren de malnutrición han muerto desde IRIN visitó a las familias desplazadas en al-Dashin. Una niña de cinco años de edad y un bebé de ocho meses de edad, murieron a causa de la hipotermia, mientras que se encontraban seriamente desnutridos. Sin atención médica disponible y con necesidad de tratamiento de diálisis renal , Mohammad Sultan, de 50 años de edad falleció como consecuencia de la insuficiencia renal. La última muerte fue el niño de tres años de edad, Mohammed Adel, que murió el 25 de febrero, también de desnutrición.

 

Fadilah se esfuerza por producir suficiente leche para su hija desnutrida Saeeda mientras están desplazados en Taiz.  Imagen de Ahmed al-Basha / IRIN.  Yemen, 2016.

Fadilah se esfuerza por producir suficiente leche para su hija desnutrida Saeeda mientras están desplazados en Taiz.Imagen de Ahmed al-Basha / IRIN. Yemen, 2016.

“Necesitamos comida. Todos necesitamos alimentos “, dijo Hassan. “No tenemos dinero, ni siquiera un colchón”, continuó, señalando al actual hogar de la familia de cinco – un círculo de arena de menos de dos metros cuadrados debajo de una tira de lona.

El único refugio para los recién llegados son láminas de plástico- donados por los habitantes de los alrededores- atados entre los árboles. Por la noche, las mujeres y los niños se tienden codo con codo en el suelo desnudo bajo las tiendas de campaña. Los hombres intentan limpiar de piedras la arena y dormir a la intemperie.

Wagee de siete años de edad  huyó con su familia de la localidad de Hameer. Ya no va a la escuela. En su lugar, se pasa el día yendo de puerta en puerta en los pueblos de alrededor, pidiendo comida y agua. “Extraño  mi pueblo y aquí hace mucho frío  por la noche, sin mantas”, dijo a IRIN.

No hay registro oficial de los números de desplazados de más de una  docena de aldeas rurales cuyos residentes se refugiaron en al-Dashin. Las cifras más recientes de la Alta Comisionada de la ONU para los Refugiados (ACNUR), confeccionado desde el inicio del mes pasado tras la violencia en el oeste de Taiz es que el número de desplazados dentro de la provincia se eleva a más de 28.000 personas.

Aunque el porcentaje de los yemeníes que viven en zonas rurales ha disminuido en los últimos 20 años, más del 65 por ciento de la población, -más de 17,5 millones de personas, todavía viven fuera de núcleos urbanos. Estos, que viven en las zonas más aisladas e inaccesibles del país, son ahora los más vulnerables.

 Escalada del conflicto y cambio de ruta de desplazamiento

El campo de Al Dashin se estableció por primera vez hace poco más de un año para hacer frente a  14 familias desplazadas. Marwan Sauhaya, que trabaja para la agencia de ayuda CARE Internacional, fue la responsable de la provisión de agua y ayuda alimentaria a unas 80 personas.

Pero cuando de repente la violencia se intensificó el mes pasado, los pueblos más rurales quedaron atrapados entre las partes en conflicto y el número de desplazados aumentó de forma espectacular. Sin provisiones para el creciente número de nuevas llegadas, Sauhaya y su colega Rasmi al-Hamoudi no saben como  hacer frente a la nueva ola de refugiados.

“La vida era difícil antes de la guerra”, dijo Sauhaya. “Pero llegó la guerra y acabó con el tipo de vida que teníamos antes.”

El día que IRIN visitó al-Dashin, una mujer, Mudira Mohammed, entró en el campo de refugiados en busca de un lugar seguro después de caminar dos días para llegar allí.

Su familia, junto con otras tres personas,- unas 20 personas en total, llegaban caminando detrás de ella. Describió cómo huyeron de su pueblo  Al-Heniya en medio de la noche cuando comenzó el bombardeo – algunos de sus familiares murieron, los niños estaban aterrorizados. Mudira llegó sin nada más que la ropa  -ahora hecha harapos -que llevaba cuando salió corriendo de su casa.

Saliendo de  al-Dashin, una gran nube de polvo se aproximaba desde la distancia. Conduciendo frenéticamente a una velocidad vertiginosa para que ser más difícil blanco por el lanzamiento de cohetes por el  enemigo, una camioneta pick-up llena de combatientes estaba en camino a  primera línea en algún lugar de las colinas por delante.

Detrás de él llegó una camioneta llena de donaciones de locales,  con mantas de segunda mano. Un gentío de hombres, mujeres y niños se apresuraron a intentar hacerse con la codiciada fuente de calor para las noches frías de invierno.

En los últimos días, el campamento provisional de las familias desplazadas,- el 70 por ciento de los cuales son niños, se vieron obligados desplazarse una vez más. Con la primera línea de la lucha desplazandose, la masa de civiles sin hogar creció a medida que los pueblos de los alrededores al-Dashin también se vacíaron,  y sus residentes se unieron al viaje hacia otros cinco kilómetros al este de la aldea de al-Ofira.

Sin el apoyo de las agencias de ayuda, la mayoría sobrevive gracias a la mendicidad en  pueblos vecinos y  coches que pasaban por la carretera asfaltada más cercana.

Sauhaya y al-Hamoudi se encuentran desplazadas también, junto con aquellos a los que están tratando de cuidar. La escuela local se ha convertido en  alojamiento para las familias desplazadas.

Los Yemeníes se ganaron fama  por su inquebrantable capacidad de resistencia . Se trata de una sociedad basada en el medio rural, con mucha practica en el cuidado de sí mismos, después de décadas en las que ha habido una ausencia casi total de un Estado que funcione. Pero tiene que haber un punto de ruptura. En un erial polvoriento en el Taiz rural, ese punto de colapso es visiblemente tangible.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s