Basic Materials · Commodities · Economic Outlook · Global Economy · Industrials · Insight · Opinion · Research · Transport

Minería de arena: Crisis medioambiental

 

Minería de arena: La crisis medioambiental de la que probablemente nunca has oido

Artículo traducido del original  Sand Mining: The Global Environmental Crisis You’ve Probably Never Heard Of de Vince Beiser. Story funded by the Pulitzer Center

Manifestantes protestan contra las operaciones de minería de arena en Marina, California, en enero.  Imagen de Adara Shilling.  Estados Unidos, 2017.

Corren buenos tiempos para Fey Wei Dong. Un genial hombre de negocios de mediana edad  de Shanghai,  China , Fey dice que está ingresando el equivalente a 180.000 libras esterlinas al año del comercio en la más humilde de las mercancías:  arena.

Fey a menudo trabaja en un pueblo de pescadores en el lago Poyang, el lago de agua dulce más grande de China y un refugio para millones de aves migratorias y varias especies en peligro de extinción. El pueblo es poco más que una pequeña colección de casas destartaladas y maltrechos muelles de madera. Se ve empequeñecido por una flotilla anclada en el lago, de dragas colosales y barcazas metálicas con grúas sobresaliendo de sus cubiertas. Fey viene aquí regularmente para comprar cargas de arena  dragada del fondo del lago  Poyang. Lo embarca y recorre el Yangtze rio abajo durante 300 millas, y lo revende a constructores en pleno desarrollo urbanístico de Shanghai, para hacer cemento.

La demanda es voraz. El  auge de la urbanización mundial  está devorando cantidades colosales de arena – el ingrediente clave del cemento y el asfalto. Shanghai, el centro financiero de China, ha explotado urbanisticamente en los últimos 20 años. La ciudad ha añadido 7 millones de nuevos residentes desde el año 2000, elevando su población a más de 23 millones. En la última década, Shanghai ha construido más edificios de gran altura que en toda la ciudad de Nueva York, así como innumerables kilómetros de carreteras y otras infraestructuras. “Mi arena ayudó a construir el aeropuerto de Shanghai Pudong,” Fey se jacta.

The intersection of Poyang Lake and the Yangtze River. Photograph: Xinhua/Rex/Shutterstock

Un problema “en construccion”

Uno se puede encontrar cientos de dragas en el lago en un día cualquiera, algunas del tamaño de un edificio de apartamentos. El más grande puede transportar hasta 10.000 toneladas de arena por hora. Un  estudio reciente  estima que se sacan del lago anualmente más de 236 millones de metros cúbicos de arena . Eso hace que Poyang sea la mina de arena más grande del planeta, mucho más grande que las tres minas de arena más grandes de los Estados Unidos combinadas. “No podía creerlo cuando hicimos los cálculos”, dice David Shankman, geógrafo de la Universidad de Alabama y uno de los autores del estudio.

Todo lo que se ha dragado, los investigadores creen, es la razón clave por la cual el nivel del agua del lago ha bajado dramáticamente en los últimos años.Tanto se ha dragado dice  Shankman, -30 veces más que la cantidad que fluye de los ríos afluentes-, se ha excavado tanta arena, que el canal de salida del lago se ha profundizado drásticamente y casi duplicado la cantidad de agua que fluye hacia el Yangtsé. Los niveles más bajos de agua se están traduciendo en disminuciones en la calidad de esta y el suministro a los humedales circundantes. Podría ser ruinoso para los habitantes de la zona, tanto animales como humanos.

A boat is stranded on the Poyang Lake in east China.
Buque embancado en el lago Poyang, China  una de las minas de arena mas grandes del mundo

Photograph: Xinhua/Barcroft Images

Un Problema ” en construcción”

El Lago Poyang , que se encuentra en una zona rural verde más conocida por una cascada en las colinas cercanas, es el destino  inviernal más grande de Asia para las aves migratorias. Alberga millones de grúllas, gansos y cigüeñas durante los meses fríos – así como varias especies en peligro de extinción y raras. Es también uno de los pocos hábitats restantes para la marsopa de agua dulce en peligro de extinción. Los estudios han descubierto que el sedimento agitado y el ruido generado por los botes de transporte de arena interfieren tan drásticamente  con la visión de la marsopa y el sonar que no pueden encontrar peces y camarones para alimentarse. Y se encuentran  menos peces , dicen los lugareños.

“Los barcos están destruyendo nuestras áreas de pesca”, dice una pescadora con la cara curtida que vende  cangrejo de río en bolsas de plástico . El dragado destruye los caladeros, enturbia el agua y arranca sus redes. En estos días, dice, tiene suerte de ganar 1.200 libras al año.

“Llevo pescando aquí 30 años, y  cada vez hay menos peces”, dice Tan Jung Hwa, otro pescador local. Tuvo que ponerse a trabajar a tiempo parcial en los barcos de arena porque no gana lo suficiente .

Imagen de Poyang en 1995: y debajo en 2014 ; imagenes de la NASA Earth observatory

Sand Mining at Poyang Lake

Sand Mining at Poyang Lake

El Lago Poyang puede que sea un lugar único, pero el daño que se está haciendo allí no lo es. En todo el mundo, los lechos de los ríos y las playas están siendo esquilmados, y las tierras de cultivo y los bosques deshechos para llegar a los codiciados granos de arena. Es una crisis mundial de la que nadie ha oído hablar.

El principal motor de esta crisis es el crecimiento urbano sin precedentes de nuestra era. Las Ciudades se están expandiendo  a un ritmo y en una escala mucho mayor que en cualquier otro momento de la historia humana. El número de personas que viven en zonas urbanas se ha cuadruplicado desde 1950, hasta los 4.000 millones actualmente. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades – con otros 2.500 millones de personas a llegar en las próximas tres décadas,  según la ONU .

Todas estas nuevas ciudades requieren cantidades increíbles de arena. Casi cada bloque de apartamentos, rascacielos, torre de oficinas y centros comerciales que se construye en cualquier lugar de Beijing a Lagos se hace con hormigón, que es esencialmente  arena y grava pegada con cemento. Cada metro de la carretera de asfalto que conecta esos edificios también se hace con arena. Como lo es cada ventana en cada uno de esos edificios.

En la India, la cantidad de arena de construcción utilizada anualmente se ha más que triplicado desde el 2000, y sigue aumentando rápidamente. Hay tanta demanda de ciertos tipos de arena de construcción que Dubai, que se encuentra en el borde de un enorme desierto, importa arena de Australia.

China, en particular, está en una vorágine de construcción de ciudades que empequeñece  nada semajante visto hasta ahora . Más de 500 millones de chinos viven ahora en áreas urbanas, el triple del total que hace 60 años. Eso es más o menos igual a las poblaciones de los EE.UU., Canadá y México juntas. China es también el hogar de  la mayor aglomeración urbana del mundo: el delta del río Pearl , a través de Hong Kong, poblado   entre 42 y 60 millones de  habitantes . Incluso Nanchang, una ciudad provinciana poco glamorosa y que es la mayor zona urbana cercana al lago Poyang, está bordeada con bosques  de bloques de apartamentos de gran altura.

En los últimos años, China ha utilizado más cemento que el que los EE.UU. ha utilizado en todo el siglo 20. Sólo el año pasado, la nación utilizó suficiente arena de construcción como para cubrir todo el estado de Nueva York una pulgada de profundidad.

Toda esa arena tiene que venir de alguna parte. En la región alrededor de Shanghai, llegó hasta hace poco del lecho del río Yangtze. Eso resultó ser una mala idea. A finales de los años noventa, se había sacado tanta arena que los puentes fueron dañados, el transporte se atascó, y cientos de metros de franjas de ribera se derrumbaron.

Las autoridades chinas, nerviosas por lo que se podría avecinar, prohibieron la minería de arena en el Yangtze en el 2000, lo que provocó que los mineros llegaran al lago Poyang.

Las embarcaciones utilizadas para desenterrar la arena son plataformas gigantescas, flotantes, dotadas de dos enormes cintas transportadoras con cubos que arrastran arena desde el fondo del lago. La arena se transfiere a los buques de transporte. En una parte estrecha del lago, decenas de dragas se extienden de la orilla en una línea, dejando solamente un pasillo estrecho para un remolcador que acarrea una barcaza llena hasta arriba con la arena amarilla.

“Solíamos ganar más dinero, pero ahora hay demasiada competencia”, se queja un miembro de la tripulación a bordo de una de las dragas. “Hay demasiada gente haciendo este trabajo.”

Daño catastrófico

La minería de arena está causando daños ambientales en todo el mundo. En algunos sitios, los lugareños cavan las orillas de los ríos con palas y las transportan con camionetas o burros; En otras, las empresas multinacionales lo recogen con maquinaria. En todas partes, el proceso impacta su entorno en formas que van desde el cosmético hasta el catastrófico.

A mediados de enero, justo al norte de Monterey,  California , varias decenas de activistas  hicieron una extraña declaración política: arrojaron 200 kilos de arena empaquetada y comprada, en una playa. Volvían los granos de donde habían venido. La arena había sido originalmente extraída de esa playa, una playa que, según los investigadores, está ,como resultado , desapareciendo gradualmente .

“Esta es la costa de California  más rápidamente erosionada   “, dice el profesor Ed Thornton, un ingeniero  retirado de la Escuela Naval de Monterey, que ha estado estudiando el impacto de la mina durante años y que dijo: “Estamos perdiendo ocho acres al año de la prístina costa, una de las más bellas del mundo. (Un portavoz de Cemex, la compañía que opera la mina, dice por correo electrónico que las conclusiones de Thornton “se basan en lo que creemos que son datos erróneos, especulativos y de teoría poco sólida”).

La playa es la única en los Estados Unidos en la que todavía se está extrayendo  arena para la construcción. Cemex, una empresa multinacional de construcción con sede en México, opera una draga que aspira aproximadamente 270.000 metros cúbicos de arena cada año. Durante la mayor parte del siglo XX hubo muchas  minas de arena a lo largo de la costa de California, pero a finales de 1980 el gobierno federal las cerró debido a la erosión que sufría las famosas playas del Estado de Oro. La planta de Cemex sigue operando gracias a una laguna legal – parece que se sitúa por encima de la línea media de marea alta, poniéndola fuera de la jurisdicción federal. Pero los manifestantes quieren que las autoridades estatales intervengan.

Ambientalistas en muchos lugares están llamando de manera similar a sus gobiernos a controlar la minería de arena. En Irlanda del Norte, los activistas están tratando de detener el dragado en Lough Neagh, un importante santuario de aves. En el sur de Inglaterra, los promotores quieren dragar arena para ampliar el puerto de Dover de un tramo de bancos de arena en alta mar y otros bancos de arena mucho mas cercanos a la costa, lo que provocó una  protesta  de los conservacionistas que temen que podría poner en peligro a las focas, aves y otras especies marinas para los cuales los bancos de arena proporcionan hábitat y alimento .

Diferentes tipos de minería de arena infligen diferentes tipos de daños. El dragado de los lechos de los ríos destruye el hábitat de las criaturas y organismos que viven en la parte inferior. El sedimento revuelto enturbia el agua, sofocando a los peces y bloqueando la luz del sol que sostiene la vegetación submarina. Funcionarios de Kenia cerraron todas las minas de arena de río en una parte del país hace unos años debido a los daños ambientales que estaba causando. La Corte Suprema de India advirtió recientemente que “la alarmante grado de minería de arena sin restricciones” está afectando los ecosistemas ribereños de todo el país, con consecuencias fatales para los peces y otros organismos acuáticos y “desastre” para muchas especies de aves.

La extracción de arena de los ríos también ha causado millones de dólares en daños en infraestructuras. Cuando se agita, el sedimento obstruye los equipos de suministro de agua, y toda la tierra removida de las orillas del río deja los cimientos de los puentes expuestos y mal soportados. Un estudio de 1998 encontró que cada tonelada de material extraído de un río de California causó $ 3 en daños de infraestructura – costos que son soportados por los contribuyentes. En Ghana, los mineros de arena han desenterrado tanto terreno que han expuesto los cimientos de los edificios en laderas, poniéndolos en riesgo de colapso.

No es sólo un riesgo teórico. La extracción de arena provocó que cayera un puente en Taiwán en 2000 , y otro al año siguiente  en Portugal , cuando un autobús pasaba sobre el puente; 70 personas murieron. Otro colapso de un  puente  en la India en 2016 que mató a 26, podría haber sido causado por la minería de arena, aunque el gobierno local lo niega.

Resultado de imagen de savitri river bridge collapse

La minería de  arena de las llanuras inundables cerca de los ríos, es menos perjudicial, pero puede alterar el curso del agua, creando desviaciones sin salida y pozos que han demostrado ser fatales para el salmón en el estado de Washington. En Australia, las llanuras inundables  que alojan la colección más grande del mundo de plantas carnívoras raras, están siendo barridas por la explotación minera de  arena. En Wisconsin y Minnesota, los agricultores temen que el auge reciente en la minería de arena está contaminando su agua y aire. En Vietnam, los mineros han arrancado cientos de hectáreas de bosques y campos de agricultores para llegar a depósitos de arena subterráneos.

A medida que las canteras de la tierra y los cauces de los ríos se agotan, los mineros de arena se están volviendo hacia los mares. El Reino Unido, por ejemplo, obtiene cerca de una quinta parte de la arena del país desde el fondo del océano. En todo el mundo, miles de buques aspiran millones de toneladas de los fondos marinos cada año, desgarrando hábitats y enturbiando aguas lo que puede afectar la vida acuática gravemente.

Más cerca de la costa, en lugares como la costa de Camboya, el dragado amenaza bosques de manglares importantes, pastos marinos y especies amenazadas como el delfin Irrawaddy y los delfines spinner, y la tortuga real. En la tierra, los mineros de arena han devorado franjas enteras de playa, desde Jamaica a Rusia.

Imagen relacionada

El impacto más dramático de la minería de arena oceánica se siente sin duda en Indonesia, donde los mineros de arena han borrado por lo menos dos docenas de islas desde 2005. El material de esas islas, en su mayoría, terminó en Singapur, que necesita cantidades enormes de material sólido para continuar su programa de añadir artificialmente Territorio recuperando la tierra del mar. La ciudad-estado ha creado un extra de 20 millas cuadradas en los últimos 40 años y todavía está agregando más, por lo que es con diferencia el mayor importador de arena del mundo. La demanda ha despojado las playas y los lechos de los ríos en los países vecinos hasta tal punto que Indonesia, Malasia y Vietnam han restringido o prohibido la exportación de arena a Singapur.

“Es la misma historia que la pesca excesiva y la sobre-explotación forestal”, dice Pascal Peduzzi, investigador del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, autor de un estudio sobre la minería de arena. “El problema es que el suministro de arena que se puede extraer de manera sostenible es finito, pero como está demostrando el gran auge de la urbanización, la demanda de arena parece infinita

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s